Pon semillas en tu vida

Semillas.jpg

Hoy queremos hablar sobre un alimento que por lo general pasamos por alto y no incluimos en nuestra dieta, se trata de las semillas.

Además de aportar estilo a tus platos, proporcionan nutrientes fundamentales para una alimentación equilibrada. Tienes a tu alcance una gran variedad de semillas, y en general, podemos destacar de ellas que son ricas en fibra, en grasas saludables y en minerales.

Pueden formar parte de nuestro desayuno, merienda, como snack saludable, añadirlas a tus ensaladas, también en tus cremas, o simplemente sobre tus tostadas. También si eres de los que elaboran pan en casa o te atreves con las galletas, las semillas te van a aportar una gran variedad de opciones.
Otra alternativa de gozar de algunas de los beneficios de las semillas es, usar sus aceites en las comidas.

A continuación describimos las principales propiedades de las semillas más usadas o conocidas:

Pipa de girasol: es rica en ácidos grasos mono y poliinsaturados que ayudan a reducir el colesterol malo y elevar el colesterol bueno en sangre. También es rico en fibra y destaca en este tipo de semillas el contenido de potasio, fósforo, magnesio y calcio, así como su riqueza en ácido fólico. Estos micronutrientes son fundamentales para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular del organismo, por lo que puede ser el tentempié ideal para deportistas

Semillas de lino: son muy ricas en ácidos grasos omega 3 por lo que resulta un buen alimento para el corazón. También es rico en vitamina C y E con fuerte poder antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades y contiene minerales como el calcio, hierro, potasio y magnesio. Lo más apreciable de esta semilla es su riqueza en fibra soluble por lo que ayuda a la salud del intestino.

Semillas de sésamo: son ricas en grasas insaturadas y también poseen una elevada cantidad de proteínas de origen vegetal. Aporta buena cantidad de vitamina E y vitaminas del complejo B que ayuda al funcionamiento del sistema nervioso central. Entre los minerales destaca por sobre las demás su gran contenido en calcio y en menor medida, posee fósforo, hierro y magnesio.

Chía: son muy ricas en hierro y calcio, son una excelente fuente de fibra, proteínas y antioxidantes, y son la fuente vegetal más rica de ácidos grasos omega-3.

Calabaza: gran contenido en zinc. Contribuye al aumento de las defensas y previene problemas de próstata. Contiene vitaminas del grupo B y por lo tanto beneficia al sistema nervioso. También contiene selenio, un gran aliado para la salud de tus huesos.

Amapola: muy buena para calmar los nervios, el estrés, la ansiedad… Contiene 10 veces más calcio que la leche y es buena para la regulación intestinal, ya que es rica en mucílagos.

¿Te animas a probarlas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *